Proceso de traducción para una traducción de calidad

 

Proceso de traducción_Cotranslating

 

Cuando un cliente se pone en contacto con Cotranslating para adquirir un servicio de traducción, espera obtener una traducción de calidad, lista para publicarla y, además, la necesita recibir a tiempo. Para conseguirlo, en Cotranslating siempre seguimos un proceso de traducción en todos nuestros proyectos.

 

El objetivo de esta entrada es explicar este proceso de traducción o metodología.

 

 

 

1. Análisis del texto

Una vez en nuestras manos, analizamos las características del texto para extraer la tipología, el público objetivo, la finalidad y el formato. A continuación, decidimos qué herramientas y estrategias utilizaremos.

Por ejemplo, veamos el caso de la traducción de una página web. Un cliente de Francia nos pide que traduzcamos una página web del francés al español y catalán, concretamente una tienda online de ropa. Como se trata de una página web, tenemos que utilizar técnicas de traducción SEO (Search engine optimization: optimización para los motores de búsqueda) para asegurarnos de que nuestra versión tenga un buen posicionamiento en los buscadores.

2. Búsqueda de terminología y de textos paralelos

Los textos paralelos son una herramienta de documentación imprescindible. Son textos con la misma temática o tipología que el texto que tenemos entre manos y que nos servirán para ampliar información sobre el tema. Suelen ser textos extraídos de fuentes fiables, como revistas especializadas, publicaciones de universidades y de organismos de referencia.

Para la traducción de la tienda online, consultaremos tiendas online similares y artículos del sector.

Crear glosarios es un paso necesario para garantizar la coherencia de la traducción, especialmente en dos casos: cuando se trata de un gran volumen de trabajo y se ha de dividir el texto entre dos o más traductores; cuando se trata de proyectos que tienen continuidad, cuyos contenidos se actualizan cada cierto período de tiempo. Es posible que el cliente ya disponga de bases de datos terminológicas que hemos de respetar o que partamos de cero y tengamos que buscar  terminología en glosarios especializados de ropa o confección o en bases de datos terminológicas online.

En cuanto a la tienda online, tendremos que consultar la terminología que se ha utilizado en la página web y blog de las marcas que estén presentes en la tienda.

3. Traducción

Después de realizar los pasos 1 y 2, traducimos respetando los glosarios y manteniendo la coherencia a lo largo del texto. Nos ayudan las herramientas de traducción asistida (TAO), que nos permiten crear y mantener una memoria de traducción y consultar la terminología que hemos traducido anteriormente. Si, en este paso, tenemos dudas sobre alguna de las partes del texto, investigamos para intentar solucionarlo y, si no es posible, consultamos las dudas al cliente. No entregamos nunca un texto traducido si tenemos dudas sobre nuestra traducción.

4. Edición o revisión y corrección

Una vez traducido y revisado el texto, este pasa por una fase de edición o revisión. Un miembro del equipo diferente al traductor compara el texto original con el texto meta para garantizar la integridad y la corrección, y comprobar que el estilo, registro, coherencia y fluidez sean correctos. Esta etapa es imprescindible, porque un editor o revisor analiza la traducción de forma objetiva, mientras que el traductor está totalmente inmerso, lo cual puede impedirle detectar algunos errores. Además, también se realiza una comprobación del texto meta para detectar posibles errores de tipografía, ortografía, gramática, puntuación y coherencia en el uso de los términos.

Todos estos aspectos, como la corrección de contenidos, la adaptación del tono al público objetivo, la coherencia de términos, etc., juegan un papel fundamental para transmitir los valores de una empresa y también influyen en la interacción de los usuarios en la tienda online.

5. Formato

Es necesario hacer una comprobación del formato del texto: fuente de la letra, numeración y listas, espaciado, márgenes, gráficos, tablas y colores. El cliente espera recibir un texto listo para utilizarlo o publicarlo y, por lo tanto, el texto traducido debe ser un texto final,  no solo desde el punto de vista lingüístico sino también de formato.

En el caso de la tienda online, una vez introducidos los textos en la plataforma web, solicitamos acceso a la demo para poder realizar una revisión final.

6. Entrega

Ya hemos llegado al último paso: enviar la traducción al cliente en la forma y fecha solicitadas. Es también el momento de atender dudas o preguntas sobre la traducción. Siempre recomendamos al cliente que lea el texto traducido y le animamos a preguntar si tiene dudas o necesita alguna aclaración.

¿Estás buscando un traductor de confianza? Cotranslating es tu asesor lingüístico.

Ponte en contacto con nosotras para solicitar un presupuesto sin ningún compromiso.

Deja un comentario